martes, 10 de enero de 2012

EL MUNDO ES UN SUEÑO

El mundo es un sueño. Desde lejos vislumbro el resplandor de la luz cegadora del sol que alarga sus rayos hacia la tierra.
La nave me aleja de ese espejismo y aterrado contemplo la realidad infinita que me rodea. La nada.
No existe el sonido ni la palabra. Todo es silencio y al fondo de este valle en penumbras contemplo la imagen de Dios.
En un espejo se reflejan los dibujos de los planetas que desde niño estudié curioso. Desde allí se expande su luz y su imagen.
La tierra no existe. Es solo un círculo de colores azules y marrones que un niño-dios dibujó en su día, y a su lado las piezas de un puzzle que forman figuras humanas y animales. El niño-dios juega con ellas y, a veces, cansado, las destruye.
Y al final de mi camino veo brillar una estrella. Es el final, es la verdad.

3 comentarios:

  1. Pues yo no quiero despertar. Muy buen relato Wis, con mucha carga poética y una gran capacidad para ser interpretado de diferentes formas. Muy bueno!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bien, ese infinito es aterrador!!

    ResponderEliminar
  3. Me da la sensación de que aquí puede haber una historia más larga...
    Los sueños de ese niño-dios tienen que ser muy vívidos...

    ResponderEliminar